Ir al contenido principal

¿¿Nos pasamos a la tela?? - Blogger Invitado


Hoy la sección de Blogger Invitado ¡me tiene entusiasmadísima!

Un tema al que le di mil vueltas estando embarazada y le sigo dando ahora, ¡¡¡Los Pañales de Tela!!!

Creo que nuestra invitada de hoy logrará darme el empujón que me falta para animarme, por qué su explicación sobre el tema es muy convincente.

El tema "ahorro" creo que todos lo sabemos, pero son muchos los puntos que desconocemos sobre este tipo de pañales. Por eso quise invitar a esta sección de hoy, a una gran experta en el tema, Inma de Aprendiendo a ser Mamá, nos viene a explicar detalladamente su cambio a los pañales de tela, los tipos de pañales y un montón de aspectos que no conocemos aún.



Tengo que agradecer a Inma por su colaboración. En cuanto se lo propuse, no tardo un minuto en decirme que sí y se puso manos a la obra con el artículo. ¿Mi opinión con el resultado? Impactada, por qué logro explicarnos al detalle, todo lo que necesitamos saber.

Tuve el placer de conocer a Inma a través de mi cuenta en Instagram, y os puedo decir que es una mamá estupenda y que lleva su blog desde enero, en él, encontraras contenido muy interesante de sus experiencias como madre joven y primeriza, os animo a visitarla y ¡quedaros por allí!

Gracias Inma por implicarte en mi sección y mostrarnos un tema ¡super interesante!

Al lío... ¡¡¡pasen y vean!!!

_______________________________________________

Cuando Mi Mundo Con Ellos Tres me propuso la idea de ser blogger invitada en su blog, ¡no lo pensé dos veces! Llevaba ya unos meses metida en el mundillo de los blogs y leyendo sus aventuras con sus tres hijos, y me hizo una ilusión tremenda. Como ella ya me conoce bastante bien, me pidió que hablara de algo de lo que voy teniendo bastante experiencia: los pañales de tela.

He de aclarar que no soy ninguna fanática ni hippie naturista. Que tampoco hay nada malo en serlo (al menos lo de hippie naturista, los fanatismos nunca son buenos). A lo que iba... No soy ni he sido muy naturista ni me he obsesionado demasiado con el medio ambiente; sí, hay que cuidarlo, reciclar, y evitar contaminar, pero cuando decidí cambiar a los pañales de tela, no fue por razones ecológicas sinceramente.

Cuando me quedé embarazada, me documenté todo lo que pude sobre la crianza, la lactancia, el parto... Pero de los pañales, poco leí, la verdad. Sí, había oído hablar a una amiga mía canadiense de los pañales de tela (allí y en Estados Unidos, así como Reino Unido, van siendo más populares), pero si os soy sincera etiqueté mentalmente a mi pobre amiga de hippie y no quise saber nada del tema. Era yo bastante prejuiciosa por aquel entonces (hasta que me convertí en madre, y entonces se me abrieron los ojos y la mente). Luego llegó el churumbel y tomamos la decisión conjunta mi marido y yo de que aparcaría mi carrera profesional y me quedaría en casa cuidando del retoño. Obviamente, vivir de un sólo sueldo mileurista no es fácil. Supone sacrificar muchas cosas, y cambiar tus prioridades. Supone pararte a pensar en cada céntimo que gastas. Ahí nos dimos cuenta de que una de las cosas que encarecía las compras semanales del súper eran los pañales del peque. Al principio comprábamos los Dodot Sensitive, eran los que mejor le iban. Pero viendo el gasto que nos estaban suponiendo, investigamos y averiguamos que los del Lidl eran más baratos y por aquel entonces los recomendaban como los mejores del mercado. Así que nos pasamos a los del Lidl. Pero aún así seguían siendo 8€ que se nos iban a la semana, como mínimo; al mes suponían 32€, tirando por lo bajo, y en total sumaban al año 384€. Un niño suele llevar pañal más de 1 año; de hecho, la mayoría de las veces están con pañales 2 años o más. Por lo que la cifra se duplica. Y si luego tienes más hijos, ve sumando tirando más dinero...

Nosotros tenemos claro que en algún momento u otro querremos darle un hermanito (o hermanita) al peque (más pronto que tarde, jeje). Pero no queríamos seguir gastando 384€ al año, cuando los podríamos ahorrar perfectamente o gastarlos en algo como su educación o salud. Así que empecé a darle vueltas a la idea de los pañales de tela... Me puse a investigar y me di cuenta de que hay todo un mundo de pañales de tela. Me informé de los tipos, leí opiniones e hice comparativas, y acabé por dar el paso y pasarme a esa alternativa.

Pañales de tela hay de muchísimas marcas y tipos. Los hay "todo en uno", "todo en dos", híbridos, con velcro, con cierres de presión, con bolsillo, sin bolsillo, por tallas o unitallas (One Size, en inglés)... Ya dependiendo de las preferencias de cada uno, se acaba optando por uno u otro.

Solo un pequeño resumen a gran escala de los tipos de pañales de tela que existen en el mercado, aunque hay más variedades y combinaciones


Nosotros elegimos unos pañales híbridos con bolsillo, "todo en dos", es decir, compuestos de cobertor e insertos (puedes poner insertos lavables o desechables, según prefieras). Los insertos lavables son como unas compresas (que también las hay de distintos tipos de tejidos, con distintos grados de absorbencia), que se introducen en un bolsillo del cobertor impermeable. La función del bolsillo es mantener los insertos separados de la piel del culito del bebé y que así no pase la humedad (los insertos desechables se colocan por fuera del bolsillo, por lo que el cobertor no se mancharía nada). Es complicado explicarlo por escrito, así que os dejo unas imágenes para que lo entendáis mejor:



He de reconocer que al principio no me terminaba de creer yo eso de que no traspasaría la humedad, y temía que el pobre peque estuviera con el culito empapado con el primer pis que hiciera. También me preocupaba la caca y limpiar el pañal... más que nada por lo escrupulosa que soy. Pues bien, estoy aquí para confirmaros que el culito, después de toda la primera noche con el mismo pañal puesto, estaba totalmente seco. En cuanto a la caca, mi bichito empezó a usar los pañales de tela teniendo ya 18 meses, por lo que las heces son como las de los adultos; simplemente las tiro al retrete con ayuda del papel higiénico, y le doy una enjuagada al pañal en el lavabo y ya está; el tejido es antimancha, por lo que tampoco hay que frotar y frotar para sacar la mancha. En el caso de bebés más pequeños, con heces más líquidas (y asquerosas), es imposible tirarlas al inodoro, por lo que lo único que hay que hacer es enjuagar el pañal en agua y las heces se disuelven completamente. Puedes ir lavando cada pañal e insertos a mano después de cada cambio de pañal, no te lleva mucho tiempo, 5 minutos como mucho; pero nosotros vamos acumulándolos en la lavadora o en un barreño, y cuando llegan a unos 10-12 pañales, ponemos una lavadora y listo.



La primera vez que sopesé la idea de cambiarnos a los pañales de tela me puse muy nerviosa, porque suponen una importante inversión de dinero al principio, y me aterraba gastarme tanto en algo que luego pudiera acabar siendo un fiasco. ¿Y si calaban o tenían fugas? ¿Y si no le resultaban cómodos? ¿Y si es mucho trabajo y no encuentro tiempo para lavarlos y llega un día y el enano está sin pañales? ¿Y si me gasto más dinero en agua? ¿O en detergente? ¿Compensa el gasto? Estaba hecha un mar de dudas y las dudas a veces se apoderaban de mí. Hasta que los recibí y pude probarlos. No, no calaban ni tenían fugas, al peque le encantaron y el cambio de pañal dejó de ser una lucha (esto sí que fue una sorpresa), el gasto en agua y detergente siguió siendo el mismo, porque iba poniendo los pañales junto con otra ropa del churumbel... Poco a poco me fui sintiendo aliviada y tranquila con el cambio que habíamos hecho. Sí, los pañales de tela son caros en comparación con los desechables. Cada pañal puede costar, junto con sus insertos, unos 20€ aproximadamente (el precio varía en función de la marca o el tipo, si tiene o no estampados, la talla, etc.). Nosotros nos lanzamos y compramos inicialmente 2 cajas de 6 pañales unitalla (salían algo más baratos en packs de 6 que individualmente), costando cada una 117€. Luego compramos otras dos cajas, para no tener agobio de quedarnos sin pañales en algún momento, y poder espaciar las lavadoras. En total nos gastamos 468€. Es bastante dinero, lo reconozco. No todo el mundo está dispuesto a hacer esa inversión. Sin embargo, con estos 24 pañales ya tenemos de sobra para este peque y futuro(s) hermanito(s), y no tendremos que comprar pañales nunca más. Ahora notamos la diferencia cada mes en el ahorro. Por otro lado, al peque se lo ve más cómodo que con los desechables, su piel transpira mejor, no se le irrita, y no se los arranca (mi peque todo lo que tiene velcro lo arranca; con estos pañales de cierre a presión ni lo intenta y así no me la lía parda quitándose de un tirón pañales llenos de caca... que ya estaba cansada de que pasara eso aquí en casa).

A veces la gente nos para y pregunta por los pañales que usa el peque y se quedan sorprendidos de que existan este tipo de pañales, porque lo cierto es que poco se conocen y no están al alcance del público en la mayoría de tiendas o grandes superficies. Lo cual es una pena. Nosotros compramos los nuestros en una tienda online, SEKOIA, y en 24h los tuvimos en casa. Pero nos hubiera gustado haber podido ir a cualquier tienda de puericultura o grandes superficies y verlos en persona, compararlos, tocarlos y probarlos, antes que dar un salto al vacío con los ojos cerrados.

Ahora han pasado ya un par de meses desde que instauramos este cambio en nuestra rutina y no nos arrepentimos. Muchos se creen que nos pasamos poniendo lavadoras todos los días, que requieren mucho tiempo y responsabilidad... Yo también pensaba así, y era lo que no me terminaba de convencer de este tipo de pañal, porque soy un desastre con la colada y con toda la casa en general. Es la verdad, soy un desastre. No pongo lavadoras hasta que no encuentro ropa en el armario. ¿Y sabéis qué? Sigo siendo igual de desastre. Y todavía mi peque no ha amanecido un día sin tener pañales. 24 pañales dan para mucho. Es igual que acordarse de comprar pañales cuando vas a hacer la compra. Yo los voy dejando en la lavadora, y cuando voy a cambiarle el pañal y veo que no quedan casi, pues pongo la lavadora, los tiendo, y al día siguiente ya tiene todos otra vez listos. Los pañales que compramos nosotros, son "todo en dos", lo cual significa que se tienen que sacar los insertos del cobertor para lavarlos y secarlos (aunque se lavan a la vez el cobertor y los insertos, pero así quedan más limpios y se secan antes), implicando luego tener que volverlos a poner dentro del bolsillo para dejarlos listos para su uso. Yo el día que toca recoger los pañales e insertos del tendedero, dedico 10 minutos en colocar los insertos en cada pañal. También puedes dejarlos sin colocar, y antes de cada cambio de pañal, colocas los insertos y punto. O si ves este paso como una incomodidad, puedes optar por los pañales "todo en uno" y olvidarte de insertos. Hay muchas variedades de pañal de tela para adaptarse a todo tipo de persona y estilo de vida.



¿Y vosotr@s? ¿Habíais oído hablar de los pañales de tela? ¿Sabíais algo de ellos? ¿Los usáis?

Si queréis más información, tengo algunos posts dedicados exclusivamente a responder las preguntas más habituales del uso de los pañales de tela:

Adiós desechables... ¡Vivan los pañales de tela!

Los pañales de tela: nuestra experiencia (parte II)


_______________________________________________

Soy Mami en Construcción, una chica de 28 años a puntito de cumplir los 29, que poco a poco va aprendiendo a ser mamá con un pequeño terremoto de 20 meses. Antes tenía montado mi propio negocio, pero dejé aparcada mi carrera profesional para poder dedicarme al 100% al cuidado y educación de mi bichito. Me gustan las lenguas extranjeras, hablo varias, me gusta la fotografía, la decoración, organizar fiestas de cumpleaños, ir de excursión, leer, ver series en su idioma original, soy una maniática de la ortografía, pero sobre todo y ante todo, me encanta ser mamá. Por eso decidí compartir mi experiencia de la maternidad, dudas y anécdotas con otras mamis, mientras disfruto de esta aventura con ilusión y sobre todo, humor. Porque todo es mejor en esta vida con una buena sonrisa, o una gran dosis de carcajadas.

Comentarios

  1. Genial la explicación, me ha encantado.
    Yo alterno desechables y de tela, ya que en la guarde lo de tela no lo llevan bien. Pero tengo que decir una cosa, cuando los niños están escocidos porque les va a salir algún diente, lo mejor, los de tela, dejan al culito respirar y se cura muy rápidamente.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También es una buena alternativa para el ahorro!
      Inma es una maravilla para explicar este tema!
      Muchas gracias por tu visita y aún más, por tu comentario y tu experiencia guapa!

      Eliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario Naikari Naika!
    Efectivamente, para los culitos irritados, no hay nada mejor que la tela. Mi peque desde que los usa apenas se le ha irritado con la salida de los nuevos dientes.
    Es una pena que en las guarderías no acepten de tela... eso no lo sabía. Mi bichito no lo llevo a la guarde, por eso no sabía ese punto.

    ResponderEliminar
  3. Como de esto ya te he preguntado alguna vez paso a lo divertido... Líber! Una friki de la ortografía como yo!! jajajajaja!!
    Genial el artículo! De verdad que si no fuera porque soy un desastre absoluto (por lo que dices, más o menos como tú, pero no confío en mis posibilidades :D) me lo plantearía, porque el ahorro es considerable y mi enano también está empezando a soltarse el pañal en cuanto me descuido!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Carta a mi hijo adolescente

El tiempo pasa muy deprisa, y un buen día te miré y ya no estaba mi niño, tenía frente a mí a un adolescente dispuesto a quemar cada una de las etapas de su vida.

¿En qué momento te convertiste en un hombre hijo?
¿Cómo pudo pasar tan rápido el tiempo? hace nada corrías a mis brazos con la sonrisa más hermosa del mundo, me abrazabas y me decías "te quelo muxo", te dormías a mi lado, tomándome la mano y colocándola cerca de tu nariz, por qué necesitabas sentir mi olor siempre. Me cantabas canciones molonas y me dedicabas bailes de rap haciendo volteretas por el suelo, y ahora eres ya un adolescente.
Si te cantaba una canción, me mirabas fijamente y tus labios imitaban el movimiento de los míos. Cuando no querías comer más, aceptabas otra cucharada solo si te decía ¡Por mamá! Me pedías una y otra vez que volviera a leerte el cuento, y veíamos juntos 256.876 veces"Herbi a toda marcha" por qué al verla con Mami ¡molaba más!Recuerdo que fingías hacerte "pupa" …

Mellizos en el colegio ¿Juntos o separados?

Del mundo de los mellizos, una de las cosas que más me llama la atención es el tema de separarlos en el colegio. Hay opiniones de todos los tipos, conozco casos de padres que lo han hecho con miedo y actualmente están encantados, también hay padres que se negaban rotundamente y se han encontrado con que el colegio los separa por "protocolo".
Desde hace poco más de 3 años, concretamente cuando me enteré de que esperaba mellizos, vengo informándome de todo lo que forma parte de este bonito mundo del tándem.
De todo lo que he leído, saco una sola cosa en conclusión: NO HAY NINGÚN MOTIVO PARA SEPARAR A LOS MELLIZOS. A no ser que  muestren dependencia o que uno anule la personalidad del otro, hay un montón de estudios científicos que muestran que los hermanos mellizos que estudian juntos, tienen un mejor rendimiento académico que los que son separados en su primera etapa escolar. 

Ninguno de los casos anteriores se cumplen por ahora en mis hijos, entonces, ¿Cuál es el motivo par…

QUUT TOYS: los juguetes de playa del futuro

En Galicia vemos poco el sol, por eso aprovechamos estos escasos días al máximo, parques, paseos, ríos, areneros, pero nuestro plan perfecto es ir a la playa, ya sabéis lo que nos gusta el mar.
El año pasado estos dos eran muy pequeños para mantenerse entretenidos un rato largo, pero este año pinta genial y ya hemos podido probar lo que nos parece "la revolución de los juguetes de playa"
Los QUUT TOYS son una línea de juguetes de playa y nieve duraderos, inteligentes, funcionales y con diseños divertidos no solo para los niños, los padres también disfrutaremos mucho de estos juguetes.


Los hemos probado en casa, en el arenero y en la playa varias veces y puedo decir que no tengo niños cuando están jugando. Es la primera vez que los veo tan entretenidos y tan autónomos para jugar, no me han llamado más que para llenar de agua a Ballo, y eso, hasta que les explique cómo se llenaba


Una de las cosas que más nos gustan es que la mayoría de ellos tienen varias modalidades de jue…