Despues de hacer el amor


"Hacer el amor implica una conexión con el amor que no se da todo el tiempo, ni siquiera entre dos personas que se aman"
Jorge Bucay



En el ejercicio anterior os hablaba de como poder saborear los momentos previos al acto sexual. "La especie del amor" ¿os acordáis? podéis verlo aquí.

Pues en este caso, os cuento un ejercicio para saborear la supremacía del amor después del orgasmo. Ya os hable del taller emocional y de las técnicas para reforzar nuestra confianza en las relaciones de pareja; "Vivir el Amor" del Círculo de Lectores.



Una gran parte de nuestras frustraciones de pareja sucede en la cama, la mayoría nos centramos solo en el momento del coito, sin caer en la cuenta de que ese unico fin produce afectividades incompletas. El completo desarrollo emocional de la pareja debe basarse en el antes y después del sexo. Ambos son responsables de mantener ese equilibrio durante todo el "ritual".

Los orientales lo comparan con la relación entre el agua y el fuego. El agua es la mujer que hierve en el acto y después se enfría poco a poco, mientras que el hombre es el fuego, sus llamas están vivas en el acto pero después se apagan bruscamente.

Este "ejercicio" yo prefiero llamarlo practica, está basado en el sexo tántrico y pretende encontrar ese equilibrio. Consiste en tratar de convertir el encuentro amoroso en el vapor de la energía vital.

Esta experiencia en pareja consiste en la unión espiritual después del orgasmo. Cuando hayáis acabado el acto sexual, deberéis permanecer acostados con las extremidades abrazadas. Permaneced inmóviles durante 10 minutos como mínimo y sentid vuestra respiración. Sentid que los dos cuerpos se funden en una sola. A medida que ganéis experiencia, id aumentando el tiempo de unión posterior al coito.

Recordad siempre ritualizar estos ejercicios y dedicarle toda nuestra atención, os aseguro que al principio os parecerán tonterías y hasta os reiréis (como nosotros al leerlos) pero con el tiempo y sobre todo, ritualizándolos, ganaréis mucho en experiencias y en sensaciones nuevas y a fin de cuentas, una pareja también se cultiva con estas pequeñas cosas.

Animaros y proponer esto a vuestras parejas ¡atreveros a probar cosas nuevas, diferentes, por muy pequeños que sean los cambios lo notaréis muchísimo!

¡Un beso corazones y Feliz Martes!

Comentarios

  1. Será cuestión de ponerlo en práctica después de hacerlo.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Pues suena genial el consejo, ya lo vamos a poner en práctica ya.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Carta a mi hijo adolescente

Mellizos en el colegio ¿Juntos o separados?

5 mentiras sobre los Mellizos