Ir al contenido principal

Un delicioso café Virtual con Regina




Domingo por la tarde, día caluroso donde los haya, espero a Regina para tomarnos algo y conversar sobre nuestras maternidades y nuestros intereses blogueriles. Conocer gente, intercambiar ideas e impresiones, unirnos para colaboraciones... ¡todo esto suma y nos hace crecer!


Mi vida puede resultar ser muy "normalita" para unos pero muy interesante para otros, esto nunca lo sabemos. A mí me pasa lo mismo, me fascina la forma de vivir y de educar de muchas bloggers que he conocido últimamente, ¡me encantaría poder sentarme con ellas a charlar durante horas! Podría hacerles miles de preguntas... por eso nació "Café Virtual":  para conocernos y para responder las preguntas de todas las personas que alguna vez se encontraron con mi cuenta y se engancharon.

Regina es una madre de dos soletes, una madre joven y con mucho que contar... ya lo hace a través de su blog Mamá Blogger, ¡me encantan sus recomendaciones de productos!

Regina y yo tenemos mucho de qué hablar hoy, y de hecho lo hacemos. Obviamente, como toda mami, nuestros temas de conversación son dedicados casi en exclusiva a ellos, esos pequeñines que nos traen "locas", y lo digo en sentido literal.

Café con leche con mucha espuma para ella y un té frío para mí (con este calor no me apetece otra cosa, bueno sí... pero no es plan ahora).

En medio de la tertulia y despues de dar un sorbo a su espumoso, Regina me pregunta: "Después de los años de diferencia entre maternidad y maternidad doble, ¿has ganado en experiencia o fue casi como empezar de cero con tus mellis?"

A ver, esta pregunta puede tener dos respuestas (un trago grande a mi té).  Por un lado, claro que sí, mi primera maternidad me pilló muy jovencita (24). Soy consciente de que en muchas decisiones me dejé influir por personas de mi entorno; estoy segura de que con la madurez que tengo hoy en día, no lo hubiera hecho, y me hubiera impuesto a todos y a todo, pero en ese momento con miedos, dudas e inseguridades de una madre primeriza no lo hice. 

En esta segunda experiencia tenía clarísimo que eso no ocurriría, y estoy criando a mis hijos tal y como quiero, como me dicta mi intuición maternal, sin dejarme comer la cabeza y sin permitir que nadie me haga dudar. Tengo claro lo que quiero con mis hijos y cómo lo quiero.

Con esto no quiero decir que no haya disfrutado de mi maternidad con Rober, porque lo hice y fue la experiencia más alucinante de mi vida, pero sí que me hubiera gustado muchas veces dar un golpe en la mesa e imponer mis decisiones, que a fin de cuentas yo lo llevé 9 meses en mi panza, lo traje a este mundo (con mucho dolor) y lo crié, sería mi derecho, pero lo dicho, "miedos e inseguridades". 

También es cierto que tener al primero y enfrentarme a todas esas cosas "no tan bonitas" que nadie nos cuenta sobre la maternidad, me ayudó y me sigue ayudando mucho a la hora de criar a mis mellis. Las cosas que a una madre primeriza le robarían el sueño, le pondrían de los nervios, a mí ahora no me afectan. Gané en experiencia y sé bien cuáles son las prioridades., cuándo hay que correr de verdad al hospital y cuándo lo puedes curar tú en casa. Aprendes y dejas vivir un poco más a los segundos hijos, se duermen más tarde, se ensucian bastante más, en fin, ¡les permites más cosas! Y la madre esta más "zen".

Pero por otro lado (vuelvo a mi té), al pasar tantos años entre ellos hay muchas cosas que se te olvidan. Por ejemplo, los dolores post cesárea (y créanme que son peores las segundas que las primeras), los terribles entuertos, que con cada embarazo aumentan en intensidad, el volver a dar pecho (aunque con el primero hiciera un master, con los segundos no fue igual), la falta de sueño, ¡el simple hecho de poner un pañal! Me sentía una experta en el tema y ¡no veas lo que me costó ponérselos bien el primer mes! Pero todo esto "son minucias", es como montar en bicicleta: nunca se olvida, pero tienes que volver a coger práctica.

Con lo que sí me sentí muy segura fue con las cositas que tienes que comprar para ellos. Con Rober compré de todo, incluso muchas tonterías que me pude ahorrar y que realmente nunca usé (es impresionante lo que nos llegan a bombardear y a comer la cabeza para comprar), y con estos bichillos fui a lo verdaderamente indispensable e incluso "heredé" todo lo que pude, nuevo de tienda "poco" porque realmente son muy pocas las cositas indispensables para un bebé.

Termino mi té y le aclaro a Regina que en realidad sí que noto mi experiencia como madre de Rober en mi experiencia como madre de Sebas y Sergio, pero que también hay muchas diferencias de una maternidad de un niño solo a una maternidad múltiple.

Me despido de ella con un abrazo y dos besos, encantada de haber tenido esta amena conversación y de haber revivido muchos momentos bonitos.

Muchas gracias, Regina, para mí ha sido un placer compartir este "café" a tu lado, sabes que las puertas de mi casa están siempre abiertas para ti.

 Si tú también quieres tomarte un café conmigo, solo escríbeme a mimundoconellostres@gmail.com



 _________________________________________________________________________

¡Gracias por leerme! y recuerda que tus comentarios me hacen crecer.

Comentarios

  1. El placer ha sido mío con tu explicación.
    Un besazo enorme, Liber!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola. siempre digo que lo mejor del blog es poder conocer a gente que comparte nuestros mismos hobbies e inquietudes... Los comentarios e interacciones con otras seguidoras es la esencia de los blogs. Menuda suerte disfrutar de un café juntas y poder intercambiar impresiones...seguimos en contacto

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Carta a mi hijo adolescente

El tiempo pasa muy deprisa, y un buen día te miré y ya no estaba mi niño, tenía frente a mí a un adolescente dispuesto a quemar cada una de las etapas de su vida.

¿En qué momento te convertiste en un hombre hijo?
¿Cómo pudo pasar tan rápido el tiempo? hace nada corrías a mis brazos con la sonrisa más hermosa del mundo, me abrazabas y me decías "te quelo muxo", te dormías a mi lado, tomándome la mano y colocándola cerca de tu nariz, por qué necesitabas sentir mi olor siempre. Me cantabas canciones molonas y me dedicabas bailes de rap haciendo volteretas por el suelo, y ahora eres ya un adolescente.
Si te cantaba una canción, me mirabas fijamente y tus labios imitaban el movimiento de los míos. Cuando no querías comer más, aceptabas otra cucharada solo si te decía ¡Por mamá! Me pedías una y otra vez que volviera a leerte el cuento, y veíamos juntos 256.876 veces"Herbi a toda marcha" por qué al verla con Mami ¡molaba más!Recuerdo que fingías hacerte "pupa" …

Mellizos en el colegio ¿Juntos o separados?

Del mundo de los mellizos, una de las cosas que más me llama la atención es el tema de separarlos en el colegio. Hay opiniones de todos los tipos, conozco casos de padres que lo han hecho con miedo y actualmente están encantados, también hay padres que se negaban rotundamente y se han encontrado con que el colegio los separa por "protocolo".
Desde hace poco más de 3 años, concretamente cuando me enteré de que esperaba mellizos, vengo informándome de todo lo que forma parte de este bonito mundo del tándem.
De todo lo que he leído, saco una sola cosa en conclusión: NO HAY NINGÚN MOTIVO PARA SEPARAR A LOS MELLIZOS. A no ser que  muestren dependencia o que uno anule la personalidad del otro, hay un montón de estudios científicos que muestran que los hermanos mellizos que estudian juntos, tienen un mejor rendimiento académico que los que son separados en su primera etapa escolar. 

Ninguno de los casos anteriores se cumplen por ahora en mis hijos, entonces, ¿Cuál es el motivo par…

5 mentiras sobre los Mellizos

Algunas mentiras sobre el mundo de los mellizos que son necesarias aclarar.
A lo largo de estos 3 años he venido comprobando que alrededor del mundo de los mellizos existen muchísimos mitos y mentiras que se han convertido en leyendas urbanas.
Cuándo se van a tener mellizos son miles las dudas que nos pasan por la cabeza, miedos, inseguridades  y preocupaciones nos acechan. 
Me he dado cuenta con mis hijos que muchas son infundadas por absurdas creencias,  y es que además lo tengo comprobado porque ya sabéis que mis sobrinas son mellizas también,  por eso he pensado que podría escribir este post, para ayudar a tantas madres de mellizos que me leen o que se acaban de enterar que vienen dos y  están perdidas entre tantos comentarios y opiniones que nos preocupan.
Durante mucho tiempo vengo repitiendo esta frase y hoy lo vuelvo hacer "los mellizos comparten lo mismo que se puede compartir con otro hermano de edad diferente, salvo la fecha de nacimiento y la complicidad que puede g…