Ir al contenido principal

... un pequeño león suelto en el pueblo ¡de vacaciones!


Lunes y blogger invitado. Esta colaboración de hoy os puedo asegurar que me hace especial ilusión. ¿Sabéis eso de conocer una persona y decir... ostras si me parece que la conozco de toda la vida? pues eso es lo que me pasa a mí con Alfonso.

Descubrí su cuenta en Instagram gracias a su precioso leoncito, un niño blanco como la nieve con una melena alocada y adorable, unos preciosos labios color carmín y una carita tan adorable que imagino que sus padres mordisquearan todos los días porqué es muy, muy apetecible.

Pero no fue eso lo que más me llamo la atención, eso fue la fachada, la carta de presentación. Cuando fui más allá me engancho su forma de crianza, la libertad, la libre capacidad de discernir, el esfuerzo puesto en su padre para criar a un niño FELIZ pero también comprometido, coherente y dándole importancia en primer lugar a las cosas simples pero realmente bonitas de la vida ¡A esas que vale tanto la pena disfrutar!

Luego descubrí su blog Educando un León y os juro que, aunque escribe poco yo me tengo echado tantas risas leyéndolo que me vale la pena el tiempo de espera para leer su nueva publicación. Tiene un sentido del humor que me encanta y me tiene enganchadita, aunque me engancha mucho más su pequeño león obviamente jajaja. No te lo tomes a mal Alfonso.



Y no sigo porque quiero que lo descubráis vosotros, que luego pierde la emoción. Gracias totales Alfonso por hacer este esfuerzo (sé que vas mal de tiempo) y escribir en tu línea, ya sabes que era lo que yo quería ;) espero tenerte muchas más veces por aquí y a vosotros adelante... pasen y vean.


___________________________________________________________



"Ya hace un tiempo que Liber me esta pidiendo que escriba algo para su blog. Por desgracia no he tenido tiempo de hacerlo hasta ahora, la verdad es que ni siquiera estoy escribiendo nada en el mío propio. “Libertad” es un nombre que mola mucho, es más, debería ser hermana cuatrilliza y así serían Amor, Paz, Libertad y Cosas Ricas pá comer.

De todas formas este blog, el de Liber, tiene muchos más seguidores que el mío y por eso es probable que mucha gente no me conozca (La verdad es que tampoco os perdéis nada del otro jueves). Pero por si acaso me presento. Hola me llamo Carlos y soy el padre de Leo y básicamente, en mi blog, hablo sobre la educación de mi hijo y de mi experiencia de paternidad de un niño muy, pero que muy rubio.
Alguien puede pensar que el dato del color del pelo del niño es puramente anecdótico. Está confundido y se lo voy a demostrar. 

Hace miles de años, en África comienza la historia de la humanidad. El clima era muy bueno, abundaba la comida y no era necesaria mucha ropa, en cambio también te podía comer un León. Así las cosas un grupo de humanos, imbuidos por el espíritu de la aventura y por el optimismo, rompieron su zona de confort y se dijeron “y si vamos más al norte, que seguro que se está mejor ??“. Y para allá que se fueron, y colonizaron el Mediterráneo. El clima era más templado, menos extremo que en África, la comida no estaba mal, incluso inventaron la dieta mediterránea, y por la noche daba gusto ponerse una mantita encima para dormir. Pero incluso de entre este grupo surgieron voces disconformes que empezaron a manifestarse “ Es que yo esto no lo acabo de ver claro” “Es que creo que deberíamos ir más al norte” “Que es que seguro que allí nos podemos dedicar a hacer cerveza”. Y otra vez el espíritu aventurero y el optimismo hizo unos cuantos seres humanos fuesen desplazándose cada vez más al norte con la esperanza de que la cosa iba a ir a mejor. Hasta que los más optimistas del mundo, un grupo de seres humanos de cabellos rubios como la paja seca y con los ojos azules se establecieron casi en el puñetero Polo Norte. Esa gente que decidió irse a vivir a un lugar tan inhóspito, con tan pocas opciones en la dieta, pasando un frio que pela las patatas. Ellos, y sólo ellos, son los seres más optimistas, aventureros y seguramente los más tercos y ilusos que pisan la tierra. Todavía, entre tiritonas o huyendo de un oso polar, se dicen los unos a los otros “Pues no se está tan mal, y además estoy seguro que cuando se acabe este rollo de la nieve y tal, esto se va a poner como Cancún” Pues a mí me ha salido un niño por esta cosa del azar genético, así en plan escandinavo

Igual fue porque visitamos mucho Ikea durante el embarazo. La cosa es que me ha salido un niño muy terco, pero sobre todo muy optimista, muy aventurero y con una enorme imaginación. (también muy guapo, pero que voy a decir yo, soy su padre y no puedo ser objetivo en eso)

No sé si con esto os he situado, o no, sobre como soy yo, como es mi hijo, mi filosofía respecto a la paternidad, no sé lo mejor es que os paséis por mi blog, pero tampoco lo veo muy útil.

A Liber le prometí que escribiría algo sobre las vacaciones del niño en el pueblo. Ahora mismo voy. Yo no tengo vacaciones, es una afirmación un poco Heavy Metal, pero se ajusta bastante a como vivo estos últimos años. En mi empresa, la navidad y el verano son temporadas de mucha carga de trabajo, y por eso las vacaciones las dividimos en febrero y octubre. Vamos lo ideal para irse por con la familia de vacaciones. Pero aunque el niño no estuviese en clase y mi mujenovia estuviese libre, tampoco podríamos irnos muy lejos. La economía que está muy achuchá y los tiempos de viajar a conocer mundo parece que se han quedado atrás. Total que mientras yo me quedo de “Rodríguez” en casa, el rubio y su madre se van al pueblo. 

Son un par de semanas que los echo mucho de menos, pero en los que puedo entrar descalzo y a oscuras por el salón de casa sin riesgo de clavarme un juguete en la planta del pié. Es otra experiencia de la paternidad de la que nadie te ha hablado antes de tener hijos, ahogar un grito de dolor a las tres de la madrugada con una pieza de megabloc incrustada en la planta del pié, para no despertar a todo el vecindario. 

En el pueblo el niño está bien. Tiene más autonomía, con lo que se refuerza su autoestima, puede hacer pequeños recados en la tienda del pueblo (Si, es uno de esos pueblos pequeños con una sola tienda donde venden desde comestibles hasta bombillas) además juega al aire libre, come con más apetito, duerme mejor, y ve menos la tele. Yo no soy muy propueblo, además creo que les falta la gran cantidad de opciones y estímulos que ofrecen las ciudades, pero para los niños pequeños pasar una temporada al año en un entorno más a su escala el viene muy bien. Son más autónomos en un pueblo porque es un espacio más abarcable y eso es buenísimo. Además le conoce todo el mundo, aprenden a hacer amistades nuevas sin mediación de adultos y, aunque no existe el riesgo cero (ni lo quiero) es un entorno bastante seguro. 

Así mientras el niño aprende que los huevos salen del culo de una gallina y no de un supermercado, a su padre le da tiempo de hacer alguna de las cosas que durante el año uno va dejando en el cajón de los asuntos pendientes por no tener tiempo, como pequeñas reparaciones en el hogar, dibujar, escribir algo en el blog o salir a correr un poco.

Pero da lo mismo que hagas, mientras ellos están en el pueblo la casa está muy sola y me cuesta mucho trabajo dormir. Menos mal que ha empezado el cole."

 ___________________________________________________________

Alfonso Carlos López. Estudié en la
Facultad de Bellas Artes de UPV EHU. Padre un poco tardío y blogero. 
Mi blog surge de una conversación en pareja sobre como criar a nuestro hijo. La esperanzas que se depositan en él, las dificultades en ser coherentes con lo que uno pretende hacer y como lo hace. Quiero compartir mi visión como padre, mis frustraciones y mis alegrías en esta aventura de educar un ser humano para que sea inteligente, independiente y sobre todo feliz.  
Yo me plantee  estas preguntas
¿Cuántas ovejas puede controlar un pastor con ayuda de un perro?
100, 200, 300 no lo sé, pero por ahí estará la cantidad. ¿Y cuántos leones puede tener controlados un domador? 3 ,4, 5 tampoco lo sé, pero el número será próximo a esto y seguro que no por un tiempo muy largo y con un control muy poco seguro.
¿El sistema educa a los niños para ser como leones o como ovejas?
Yo no soy un experto en pedagogía, tampoco quiero ser dogmático , sólo soy un padre que intenta educar a su hijo lo mejor que puede y que os invita a seguir esta aventura apasionante.
Sígueme en
___________________________________________________________


Comentarios

Entradas populares de este blog

Carta a mi hijo adolescente

El tiempo pasa muy deprisa, y un buen día te miré y ya no estaba mi niño, tenía frente a mí a un adolescente dispuesto a quemar cada una de las etapas de su vida.

¿En qué momento te convertiste en un hombre hijo?
¿Cómo pudo pasar tan rápido el tiempo? hace nada corrías a mis brazos con la sonrisa más hermosa del mundo, me abrazabas y me decías "te quelo muxo", te dormías a mi lado, tomándome la mano y colocándola cerca de tu nariz, por qué necesitabas sentir mi olor siempre. Me cantabas canciones molonas y me dedicabas bailes de rap haciendo volteretas por el suelo, y ahora eres ya un adolescente.
Si te cantaba una canción, me mirabas fijamente y tus labios imitaban el movimiento de los míos. Cuando no querías comer más, aceptabas otra cucharada solo si te decía ¡Por mamá! Me pedías una y otra vez que volviera a leerte el cuento, y veíamos juntos 256.876 veces"Herbi a toda marcha" por qué al verla con Mami ¡molaba más!Recuerdo que fingías hacerte "pupa" …

Mellizos en el colegio ¿Juntos o separados?

Del mundo de los mellizos, una de las cosas que más me llama la atención es el tema de separarlos en el colegio. Hay opiniones de todos los tipos, conozco casos de padres que lo han hecho con miedo y actualmente están encantados, también hay padres que se negaban rotundamente y se han encontrado con que el colegio los separa por "protocolo".
Desde hace poco más de 3 años, concretamente cuando me enteré de que esperaba mellizos, vengo informándome de todo lo que forma parte de este bonito mundo del tándem.
De todo lo que he leído, saco una sola cosa en conclusión: NO HAY NINGÚN MOTIVO PARA SEPARAR A LOS MELLIZOS. A no ser que  muestren dependencia o que uno anule la personalidad del otro, hay un montón de estudios científicos que muestran que los hermanos mellizos que estudian juntos, tienen un mejor rendimiento académico que los que son separados en su primera etapa escolar. 

Ninguno de los casos anteriores se cumplen por ahora en mis hijos, entonces, ¿Cuál es el motivo par…

QUUT TOYS: los juguetes de playa del futuro

En Galicia vemos poco el sol, por eso aprovechamos estos escasos días al máximo, parques, paseos, ríos, areneros, pero nuestro plan perfecto es ir a la playa, ya sabéis lo que nos gusta el mar.
El año pasado estos dos eran muy pequeños para mantenerse entretenidos un rato largo, pero este año pinta genial y ya hemos podido probar lo que nos parece "la revolución de los juguetes de playa"
Los QUUT TOYS son una línea de juguetes de playa y nieve duraderos, inteligentes, funcionales y con diseños divertidos no solo para los niños, los padres también disfrutaremos mucho de estos juguetes.


Los hemos probado en casa, en el arenero y en la playa varias veces y puedo decir que no tengo niños cuando están jugando. Es la primera vez que los veo tan entretenidos y tan autónomos para jugar, no me han llamado más que para llenar de agua a Ballo, y eso, hasta que les explique cómo se llenaba


Una de las cosas que más nos gustan es que la mayoría de ellos tienen varias modalidades de jue…