Ir al contenido principal

"El tren de mi vida"


Lunes de presentaciones y descubrimientos. Sí, vuelve por fin Blogger Invitado ¡cómo me gusta esta sección! como me gusta presentarte bitácoras nuevas, personas maravillosas que están detrás con tantas horas de trabajo.

Crear un blog y mantenerlo en el tiempo cuesta mucho, pensar constantemente en lo que más le puede gustar a tus seguidores, querer innovar para mantener a tus lectores y atraer a nuevos corazones que formen parte de tu familia es difícil, muy difícil.

Digo familia porque por lo menos para mí (estoy segura de que para muchos bloggers más también) quienes me leen y me acompañan en este camino son de alguna manera parte de mi familia, esas personitas que se toman unos minutos para escribirte, para desearte cosas buenas, quienes me siguen en las redes y ven crecer a mis hijos, no pueden ser otra cosa más que familia "virtual" pero importante.

Cuando te llega tanta buena vibra no puedes más que sentir agradecimiento, cuando te escriben al correo pidiéndote un consejo sobre algún tema no puedo sentir otra cosa que no sea responsabilidad, por eso digo FAMILIA, porque aun sin conocerte en persona te quieren, te leen, se alegran con tus alegrías y se preocupan con tus penas. Todo esto solo se puede retribuir con esfuerzo y con mucho amor.

Por eso hoy me siento especialmente contenta, la persona que te voy a presentar es especial, ella probablemente no lo sepa, pero cuando alguien te mueve la fibra que tienes dentro de la forma que lo hace ella conmigo al leerla, es ESPECIAL. Cuando alguien capta tu atención de esta manera y cuando alguien te inspira esta admiración es singularmente mágica.

Hoy te presento a Carolina, Psicóloga, madre y la voz detrás de Mamá Resiliente, un blog que acaba de nacer pero que ya promete ¡y mucho! Carolina es una mujer estupenda, fuerte, valiente, luchadora, con un don de palabra impresionante, un hermoso corazón y un sentido del humor unico. La conocí a través de otro blog +Mamá Adanyl blog  gracias a un comentario que le dejo en un post estupendo publicado hace muy poco y aquí te lo muestro "Sin el gran filtro de la represión que nos ponen en la infancia y la adolescencia, habría más gente bi, disfrutando del amor sin condiciones" y me gusto tanto esa frase tan cierta que me fui corriendo a averiguar quien era la persona que la había escrito y ya la ves, ¡hoy esta aquí! 


Si visitas su blog te encantara su forma de escribir, los temas que toca, su espíritu luchador y el gran amor que siente por su pequeña Alicia. Pero no quiero revelarte más, porque esto que debería ser una mini presentación se está alargando demasiado y tengo palabras bonitas hacia ella para mucho rato, mejor freno y te invito a leer esta preciosa reflexión que nos trae ¡mil gracias Carolina! por el tiempo, tus palabras, las ideas y las ganas. Adelante...

_______________________________________________________________



Hace muchos años, cuando empecé mi formación en terapia Gestalt, nos propusieron hacer una actividad que era presentarnos haciendo un dibujo que nos definiera.



Yo dibujé un tren, una maquinaria con vagones cargados de cosas, con unas vías flotando en la nada, una maquinaria que iba a toda potencia sin un camino trazado. Me di cuenta poco a poco que ese tren no tenía un rumbo consciente, sino que sólo iba hacia adelante, demasiado cargado de cosas inútiles y a todo trapo, a punto de descarrilar. 



Años más tarde, cuando tomo conciencia, me sigo viendo en parte como aquel dibujo, pero ahora soy yo quien decido el rumbo del tren y las "mercancías" que llevo conmigo.



La vida es como un viaje en tren, siempre hacia adelante porque no hay vuelta atrás en el tiempo. Cada parada es única, aunque se pueden parecer y nosotros decidimos dónde pararnos. Pasaremos por valles hermosos, o podemos tomar el camino más angosto y difícil entre barrancos. Podemos muchas veces entrar en el túnel, elegir el más largo y oscuro. No sólo hay una vía, sino que a cada paso podemos encontrar muchas bifurcaciones. ¿Cuál eliges? Yo antes elegía la que "debía" ser, ahora intento elegir más la que yo quiero, la más fácil y agradable. Seguramente muchas personas no estén de acuerdo y piensen que eso es una frivolidad. 



A estas personas les diré que frivolidad es dejar pasar la vida en problemas que no nos incumben, o en tareas que no queremos hacer, sino que han sido impuestos descaradamente o sutilmente. 



El tren de mi vida lo conduzco yo, yo decido la velocidad, yo decido en qué paradas quiero estar más tiempo. En algunos momentos de mi vida tendré pocas bifurcaciones y seguramente no tendré más remedio que pasar por estaciones muy dolorosas, yo ya lo hice, no tuve más remedio cuando a mi hija se le paró el corazón y casi muere. Fueron momentos muy oscuros, el panorama fue el más horrible por el que pude pasar, y además soy consciente de que el futuro puede volverme a llevar allí, por eso, en lo que esté en mi mano, no pasaré por placer, por gusto o por inconsciencia por paradas desagradables. 



El tren de mi vida va cargado con lo que yo quiera. No con las exigencias ajenas: familiares y sociales. Lo cargaré con lo que me de alegría. 



El recorrido de mi tren lo elegiré yo en la medida de lo posible. Elegiré lo mejor para mí. Cuidaré mi tren, porque es lo que me sostiene y me lleva. 



Y cuando llegue a la parada final, cuando el tren ya no pueda recorrer el camino, tendré la satisfacción de haber recorrido la mejor de las opciones. De haber hecho lo mejor que he podido en mi viaje en la vida. 



Cuando me baje de mi tren, no tendré el pesar de sentir pena por no poder continuar el viaje, porque he hecho todo lo que yo quería. 



Si quieres que cada día sea un regalo, haz que tu vida sea tuya. Entonces, la estarás viviendo y no tendrás la sensación de que la estas dejando pasar. Que cuando llegue el final, no te preguntes ¿cómo habría sido si hubiera vivido mi vida? 



Fdo: la maquinista. 

_______________________________________________________________

Psicóloga, bloguera y mamá resiliente de una niña con parálisis cerebral.
Mi nombre es Carolina López Moya, tengo 35 años y soy psicóloga y terapeuta gestalt. El nacimiento de mi hija cambió mi orden de prioridades, me hizo ver la fragilidad de la vida y el gran valor que tiene. Resiliente, porque reconozco en mí una gran fuerza que me ha llevado a estar más viva que nunca. Madre, me ha hacho conocer el amor verdadero. Bloguera, porque me gusta dar mi opinión y compartir. Mujer, con mayúsculas, capacitada para vivir plenamente. Agarrada a la vida. Psicóloga, también acompaño a personas en su proceso de autoconocimiento y consciencia.
 ____________________________________________________



Sígueme también por Facebook, Twitter, Instagram y Pinterest.


Comentarios

  1. Nos haces pensar... A veces tienes ganas de que el tren vaya más deprisa y se salte paradas y otras que se quede en la parada más tiempo... Me encanta esta comparación de la vida y un tren, siempre me ha gustado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es preciosa la comparación y muy acertada, Carolina hoy me ha hecho reflexionar sobre las vías que he decidido recorrer y llego a la conclusión que hasta que tuve a mis hijos el camino no lo decidía yo, pero en el mismo momento de ver la carita de mi primer hijo tome el control de mi tren y voy por donde quiero, paro las veces que sean necesarias y en los sitios que más me gusten y disfruto del camino, ¡últimamente me gustaria que mi tren circulara a menos velocidad para disfrutar de esos pequeños momentos de felicidad que me brindan mis pequeños!
      Gracias por tu visita y por tomar parte de tu tiempo en dejarnos tu comentario...
      Besos!

      Eliminar
    2. Gracias terenya, Libertad... que os sirva a mi me parece suficiente. Compartir es una alegría, y que os sirva es un regalo. Muchos abrazos.

      Eliminar
  2. Ayer lei este artículo y hoy vuelvo a leerlo, es de esas entradas que hay que meditar y volver a leer varias veces. Me ha encantado la comparación con los trenes y es cierto que cuando tenemos hijos nuestra vida esta ligada a sus necesidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo perdí la cuenta de las veces que lo he leído jajaja me encanto contar con Mamá resiliente siempre!

      Eliminar
  3. Se me olvido comentar que he entrado en el blog de mamaresiliente y me ha encantado, gracias por el descubrimiento.

    ResponderEliminar
  4. Es muy buena comparativa la que has hecho entre el tren y la vida; por mi parte, creo que tendría que aplicar estos consejos en mi vida para viajar más ligera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. todos deberíamos aplicar estos consejos, seguramente la carga en el viaje de la vida sería más ligera!
      Gracias x la visita!

      Eliminar
  5. Wao! Como me he identificado con este artículo, si me preguntaran a mi es muy probable que también dibujara un tren. Es para reflexionar profundamente, gracias por compartir es de las entradas que guardo y mas adelante vuelvo a leer para cargar fuerzas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una entrada muy reflexiva y de la que debemos aprender mucho, aligerar el camino y decidir x donde ir debe ser una prioridad que decidamos nosotras mismas!
      Gracias por tus palabras guapa!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Carta a mi hijo adolescente

El tiempo pasa muy deprisa, y un buen día te miré y ya no estaba mi niño, tenía frente a mí a un adolescente dispuesto a quemar cada una de las etapas de su vida.

¿En qué momento te convertiste en un hombre hijo?
¿Cómo pudo pasar tan rápido el tiempo? hace nada corrías a mis brazos con la sonrisa más hermosa del mundo, me abrazabas y me decías "te quelo muxo", te dormías a mi lado, tomándome la mano y colocándola cerca de tu nariz, por qué necesitabas sentir mi olor siempre. Me cantabas canciones molonas y me dedicabas bailes de rap haciendo volteretas por el suelo, y ahora eres ya un adolescente.
Si te cantaba una canción, me mirabas fijamente y tus labios imitaban el movimiento de los míos. Cuando no querías comer más, aceptabas otra cucharada solo si te decía ¡Por mamá! Me pedías una y otra vez que volviera a leerte el cuento, y veíamos juntos 256.876 veces"Herbi a toda marcha" por qué al verla con Mami ¡molaba más!Recuerdo que fingías hacerte "pupa" …

Mellizos en el colegio ¿Juntos o separados?

Del mundo de los mellizos, una de las cosas que más me llama la atención es el tema de separarlos en el colegio. Hay opiniones de todos los tipos, conozco casos de padres que lo han hecho con miedo y actualmente están encantados, también hay padres que se negaban rotundamente y se han encontrado con que el colegio los separa por "protocolo".
Desde hace poco más de 3 años, concretamente cuando me enteré de que esperaba mellizos, vengo informándome de todo lo que forma parte de este bonito mundo del tándem.
De todo lo que he leído, saco una sola cosa en conclusión: NO HAY NINGÚN MOTIVO PARA SEPARAR A LOS MELLIZOS. A no ser que  muestren dependencia o que uno anule la personalidad del otro, hay un montón de estudios científicos que muestran que los hermanos mellizos que estudian juntos, tienen un mejor rendimiento académico que los que son separados en su primera etapa escolar. 

Ninguno de los casos anteriores se cumplen por ahora en mis hijos, entonces, ¿Cuál es el motivo par…

5 mentiras sobre los Mellizos

Algunas mentiras sobre el mundo de los mellizos que son necesarias aclarar.
A lo largo de estos 3 años he venido comprobando que alrededor del mundo de los mellizos existen muchísimos mitos y mentiras que se han convertido en leyendas urbanas.
Cuándo se van a tener mellizos son miles las dudas que nos pasan por la cabeza, miedos, inseguridades  y preocupaciones nos acechan. 
Me he dado cuenta con mis hijos que muchas son infundadas por absurdas creencias,  y es que además lo tengo comprobado porque ya sabéis que mis sobrinas son mellizas también,  por eso he pensado que podría escribir este post, para ayudar a tantas madres de mellizos que me leen o que se acaban de enterar que vienen dos y  están perdidas entre tantos comentarios y opiniones que nos preocupan.
Durante mucho tiempo vengo repitiendo esta frase y hoy lo vuelvo hacer "los mellizos comparten lo mismo que se puede compartir con otro hermano de edad diferente, salvo la fecha de nacimiento y la complicidad que puede g…