Ir al contenido principal

Una pequeña tontería...



Una pequeña tontería para unos pocos puede ser un gran problema para otros y si esto lo llevas a los niños ¿imagínate?

Hace un par de semanas me encontraba hablando con mi queridísima Reich de Mamá Oso Panda no me acuerdo ya de que cosa, pero recuerdo que salio a colación una anécdota de mi niñez que me dejó bastante "traumada" y que contaba como manía en este post. Ahhh claro, hablábamos de esto, le pedía que me ayudara a encontrar alguna otra manía  (por eso de que ella me conoce bien)

Lo cierto es que aprobamos juntas que lo de no poder dormir, de ninguna manera con las puertas de los armarios abiertos sí computaba como manía.

Lo que te quiero contar es como "una pequeña tontería" cambió una parte de mi forma de ser y de cómo las palabras de un adulto pueden hacer mella en un niño, tanto para bien como para muy mal.

Cuando yo era pequeña solía ser un poco desordenada y desde siempre tengo la mala costumbre (o buena según se mire) de dejar las puertas de TODO abiertas, pues bien, hace mucho, mucho tiempo debió ocurrir, en algún momento, en algún lugar, junto a algunas personas (os prometo que no lo recuerdo) yo seguramente dejé una puerta de un armario sin cerrar y tengo en mi mente solo el recuerdo de una voz que me dijo la siguiente frase "si no cierras las puertas de los armarios antes de dormir una persona querida muere" GRAVE ERROR GILIPOLLAS (perdón, acaba de hablar el rencor) os prometo que se me quedó grabado a fuego, pero solo se grabó la frase, no sé dónde fue, ni quien, ni tan siquiera sé el porqué, solo recuerdo la frase dicha por una voz de mujer (que no era mi madre) desde ese día nunca más en mi vida pude dormir con un armario sin cerrar. Vale, la cosa no fue tan grave, solo modificó un poquito mi conducta, tal vez la consecuencia más grave que vengo acarreando desde aquella es revisar los armarios antes de dormir y el hecho de tener que levantarme a veces medio completamente zombi porque me doy cuenta de que no las cerré bien, pero en mi interior no es ninguna coña. Ahora con la edad aprendí a controlarlo pero imagínate tú las noches sin dormir que pasé pensando en eso y las lloreras que me pillé ¡Ay cuanto daño hiciste voz de mujer!

¿Con todo esto que quiero yo dar a entender? Pues nada más que hacer ver la importancia de tus palabras a la hora criar a tus hijos. ¡La fuerza de la palabra! Le llaman y no es tontería.

Todas y cada una de las palabras que le decimos a nuestros hijos causan un movimiento dentro, en muchos casos son pequeños pero en muchos otros son verdaderos torbellinos en su interior y posteriormente serán responsables de sus conductas.
Las frases creadas desde el positivismo, desde el apoyo, el impulso y la motivación lograrán grandes cosas pero ten por seguro que las negativas solo frustraran y atascaran y esas lamentablemente pesan más.

Tenía yo un pediatra en Venezuela (fue mi pediatra, de una de mis hermanas, de algunos de mis sobrinos y hasta de Rober) el doctor Gustavo Arcay Mendoza, que lamentablemente murió hace poco, con una personalidad un tanto "seca" pero una eminencia en pediatría (me salvo la vida en una oportunidad pero ya te lo contaré en otro post) y además especialista en hipnosis infantil para solucionar muchísimos problemas y siempre me recordaba esto ¡el poder de la palabra! me decía que cuando el niño duerme, esos primeros 15 minutos son ideales para, a través de frases cortas y siempre positivas, cambiar conductas, pero insistía en que nunca usáramos la palabra "No" puesto que el cerebro no la registra.

Por eso cada vez que tengo que hablar o reñir a mis hijos procuro recordar esto. Sobretodo ahora con los mellizos que hay que agudizar el arte porque cuando se unen para confabular en contra, revelarse, mostrarle al mundo su carácter y disputar entre ellos el poder (cuestión de hermanos sincronizados que comparten un lazo fraterno hermoso sí, pero también muy puñetero porque ellos están obligados por narices a compartirlo casi todo) es muy fácil soltar, después de un bocao que le acaba de pegar uno al otro un "que malo eres" ERROR le estás diciendo al niño ya, desde un principio, que es malo y no es verdad, el está aprendiendo, entre otras cosas como conseguir ese juguete, abrazo, beso o atención que tanto necesita. Ya sé que es difícil, vamos ¡dificilísimo! Nosotros también estamos aprendiendo a ser padres, yo misma he caído en ese error muchas veces, pero intento cada día corregirlo, siempre será mejor un "lo que estás haciendo es muy malo" piénsalo ¿no crees que es muy pequeño el cambio en la frase pero muy grande en el mensaje?

Ten cuidado con las palabras y las frases que uses con tus hijos porque esas mismas palabras te van a perseguir después a través de su personalidad.

¿Te ha pasado algo parecido alguna vez? 
¿Recuerdas alguna frase que te marcara de pequeño para bien o para mal? 




Síguenos también en Facebook, Twitter e Instagram

Comentarios

  1. Es taaaaan cierto!! No somos conscientes de lo que nuestras palabras de aduto suponen en sus cerebros en desarrollo. Yo suelo decirle mucho que es muy bruto, y cada vez me siento mal e intento arreglarlo, porque es lo que tú dices, está aprendiendo la forma en que se hacen las cosas (pero vamos, bruto es un rato) y yo no debería ponerle una etiqueta. Genial post, mi niña!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias muñeca! el post saliohablandolo nosotras ¿te acuerdas? jajaja fuiste tú la que me dijiste "allí tienes un post" ¡y aquí está! jajaja lo de bruto jajaja es que es muy difícil controlarnos pero soy conscinte de que tenemos que intentarlo por su bien.
      ¡Un besote mi barrigona bella!

      Eliminar
  2. Muy buena reflexión. La culpa es el sentimiento más usado en la "educación". Las palabras también curan ;) No lo olvidemos, si se dicen con amor. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es muy cierto lo que dices Carolina! las palabras pueden hacer mucho daño pero también muchísimo bien y yo, ahora que soy consciente lo noto una barbaridad.
      Un besazo guapa

      Eliminar
  3. Estuve pensando en escribir sobre algo parecido, pero tú lo explicas mejor. No acabamos convirtiendo en lo que se espera de nosotros. Por eso hay que ser muy cuidadoso con lo que les decimos a nuestros hijos. No se puede decir "Eres malo" a un niño, se le puede decir que se está comportando como un niño malo y eso no está bien porque él es bueno. Tenemos que comer pastillas de paciencia y pensar que ellos llevan otro ritmo, aunque hay veces que te desesperes y tengas mucha prisa. No tomar nunca atajos. Es duro educar hijos, pero la satisfacción es enorme.
    Un beso Liber

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ay mi Alfonso, tienes que escribir ese post, siempre desde tu perspectiva encuentro un enfoque nuevo a un mismo asunto y mira que pensamos muy parecido, pero siempre me das un enfoque nuevo y me gusta tanto leerte, así que ya sabes ¡quiero y espero ese post! y lo de las pastillas de paciencia deberían fabricarlas ¡ya! pero sin efectos secundarios jajaja
      Un besote enoooooorme para ti y mi león precioso

      Eliminar
  4. A mi me dijeron que no diera besos a desconocidos porque quedaría marcada para siempre. Tampoco recuerdo quién ni el contexto. Sólo sé, que cuando me daban besos, me pasaba días comprobando mi cuerpo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡pobre!! es horroroso hacerle eso a un niño, es que no llegamos a imaginar el daño que podemos llegar a hacer, sé que a veces se nos escapan "tonterias" pero para un niño no hay tonteria, todo lo creen al pie de la letra y debemos tener mucho cuidado, yo cada día cuido más lo que le digo a mis tres pequeños...
      Gracias por la visita y tu comentario guapisima y espero que hayassuperado ese pequeño trauma ;)

      Eliminar
  5. Justamente hoy estaba hablando con mi marido del "efecto pigmalión" y de lo importante que son para los niños (y para los adultos también) las palabras de ánimo y los elogios, el que crean en ti y el que te apoyen.
    Es cierto que como padres estamos aprendiendo y que, muchas veces, las circunstancias nos superan y decimos cosas que no deberíamos pero lo importante es reconocer los errores que vas cometiendo para ir corrigiéndolos después.
    Como anécdota te contaré que cuando tenía 4 años mi cole organizaba una carrera infantil y, aunque no era nada importante, al ganador le daban una medalla (y claro, con 4 años eso molaba).
    Mi padre antes de que dieran la salida me dijo "Yo sé que vas a ganar porque si no ganas ya no voy a ser tu amigo".
    Y si, mis pies se movieron como nunca y llegué la primera (y conseguí la medalla que aún conservo).
    Ahora lo pienso y me parece un poco cruel decirle eso a una niña de 4 años pero el caso es que me motivó como nada y logró que llegase la primera. Casualidad, no lo sé, pero gané.
    ¡Ah! Y yo tampoco puedo dormir con las puertas de los armarios abiertas, me saca de quicio.
    ¡Me ha encantado el post!
    Un besazo y perdona el rollo :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. wow cierto que lo de tu padre te sirvió como motivación para ganar pero es muy cruel decirle eso a un niño jajajajaja
      Al final el objetivo se logro pero no el camino jajajajaj
      Es muy dificil como padres hacer siempre lo correcto pero precisamente no somos perfectos y vamos a cometer cientos de errores, tenemos que saber pedir perdón y modificar conductas y enseñarles cuidando mucho las palabras, fijate en el caso de la chica de arriba, Hada Mapy, como la marcó esa frase y la pobre se buscaba marcas en la piel cada vez que daba un beso, conoxco un caso de una amiga que como su niño no hacía casi nunca pis le dijo que tenía que hacer pis más seguido porque de locontrario le reventaria la vejiga y el pobre niño durante una largo temporada no salia del baño forzandose a hacer pis, los peques se toman todo literal, no saben diferenciar como nostros y lo que a veces nosparece"en broma" para ellos va muy enserio
      ¡Como me ha gustado escribir este post y encontrarme con tantas experiencias!
      Gracias Paty por tu aporte, como siempre totalmente de acuerdo contigo!!!

      Eliminar
  6. "Si le levantas la mano a un adulto, se te queda tiesa" Eso me lo dijo un vecino. Estaba yo en la época en que los niños, por frustración o por no saber qué hacer, tratan de darle un golpe a lo que sea (y a quien sea). Este vecino siempre me echaba broma, pero creo que una de esas no me gustó mucho, y en cuanto vio que le levanté la mano, me dijo la frase. Hoy en día, por muy molesta que esté, cuando discuto con una persona mayor que yo, no puedo levantarle la mano, no tiene por qué ser ofreciendo un golpe, no puedo hacerlo de ninguna manera: manotear, señalar etc. Y siempre los trato de "usted" en señal de respeto. Se me ha grabado eso ajajaj, muy buen post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es increíble como todas esas pequeñas cosas se nos quedan grabadas a fuego cuando somos pequeños, deberíamos tener más cuidado con lo que le decimos a nuestros niños! gracias x participar y perdona la tardanza en contestar!!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Carta a mi hijo adolescente

El tiempo pasa muy deprisa, y un buen día te miré y ya no estaba mi niño, tenía frente a mí a un adolescente dispuesto a quemar cada una de las etapas de su vida.

¿En qué momento te convertiste en un hombre hijo?
¿Cómo pudo pasar tan rápido el tiempo? hace nada corrías a mis brazos con la sonrisa más hermosa del mundo, me abrazabas y me decías "te quelo muxo", te dormías a mi lado, tomándome la mano y colocándola cerca de tu nariz, por qué necesitabas sentir mi olor siempre. Me cantabas canciones molonas y me dedicabas bailes de rap haciendo volteretas por el suelo, y ahora eres ya un adolescente.
Si te cantaba una canción, me mirabas fijamente y tus labios imitaban el movimiento de los míos. Cuando no querías comer más, aceptabas otra cucharada solo si te decía ¡Por mamá! Me pedías una y otra vez que volviera a leerte el cuento, y veíamos juntos 256.876 veces"Herbi a toda marcha" por qué al verla con Mami ¡molaba más!Recuerdo que fingías hacerte "pupa" …

Mellizos en el colegio ¿Juntos o separados?

Del mundo de los mellizos, una de las cosas que más me llama la atención es el tema de separarlos en el colegio. Hay opiniones de todos los tipos, conozco casos de padres que lo han hecho con miedo y actualmente están encantados, también hay padres que se negaban rotundamente y se han encontrado con que el colegio los separa por "protocolo".
Desde hace poco más de 3 años, concretamente cuando me enteré de que esperaba mellizos, vengo informándome de todo lo que forma parte de este bonito mundo del tándem.
De todo lo que he leído, saco una sola cosa en conclusión: NO HAY NINGÚN MOTIVO PARA SEPARAR A LOS MELLIZOS. A no ser que  muestren dependencia o que uno anule la personalidad del otro, hay un montón de estudios científicos que muestran que los hermanos mellizos que estudian juntos, tienen un mejor rendimiento académico que los que son separados en su primera etapa escolar. 

Ninguno de los casos anteriores se cumplen por ahora en mis hijos, entonces, ¿Cuál es el motivo par…

5 mentiras sobre los Mellizos

Algunas mentiras sobre el mundo de los mellizos que son necesarias aclarar.
A lo largo de estos 3 años he venido comprobando que alrededor del mundo de los mellizos existen muchísimos mitos y mentiras que se han convertido en leyendas urbanas.
Cuándo se van a tener mellizos son miles las dudas que nos pasan por la cabeza, miedos, inseguridades  y preocupaciones nos acechan. 
Me he dado cuenta con mis hijos que muchas son infundadas por absurdas creencias,  y es que además lo tengo comprobado porque ya sabéis que mis sobrinas son mellizas también,  por eso he pensado que podría escribir este post, para ayudar a tantas madres de mellizos que me leen o que se acaban de enterar que vienen dos y  están perdidas entre tantos comentarios y opiniones que nos preocupan.
Durante mucho tiempo vengo repitiendo esta frase y hoy lo vuelvo hacer "los mellizos comparten lo mismo que se puede compartir con otro hermano de edad diferente, salvo la fecha de nacimiento y la complicidad que puede g…