¡Qué pena!




_ ¿Algo va mal Noemí?
_ ¡No quiero ser negra! ¿Quiero ser blanca como tú!



_ ¿Conoces la historia de Mina?



_ Es la historia de una gatita que, una tarde, se puso a llorar. Y se le apareció un hada.
_ ¿Por qué lloras, pequeña Mina?
_ ¡No quiero ser negra!



_ ¿Y de qué color quieres ser?
Blanca como mis amigos del colegio. ¡Blanca como mi papá!
_ ¡De acuerdo!



Así empieza esta bonita historia que pudimos leer gracias a Boolino Books. Cuando le cuentan la historia de la gatita Mina, Noemí se aceptará como es, estará muy feliz con su color de piel y comprenderá que todos somos iguales por encima de nuestros rasgos y color de piel.

Mina quería tanto ser blanca que no pensó en las consecuencias de este cambio de color, nadie la reconocería ni su madre, ni sus amigos, solo su abuelita al escuchar su voz...

Esta preciosa niña mestiza aprenderá la lección y entenderá que la riqueza de cada persona precisamente esta en lo que nos hace diferentes, se sentirá tan bien al escuchar esta historia que pedirá que se la cuenten ¡una y otra vez!

Un hermoso cuento que ayudará a los niños a aceptar la diferencia y a vivir el mestizaje como una riqueza. Con unas ilustraciones preciosas que transmiten perfectamente los sentimientos en cada momento. Cargado de valores y además contribuye al trabajo de Amnistía Internacional para todos los derechos humanos.




Texto e ilustraciones de Rémi Courgeon a través de Tramuntana Editorial. Tapa dura con 32 páginas he indicado para niños entre los 4 a 7 años. Si te interesa conocer mejor la sinopsis de este precioso libro o quieres adquirirlo, puedes hacerlo aquí.


Nos vemos la próxima vez con más historias bonitas que compartir, viajando a través de los libros a otros lugares, siendo otras personas y viviendo otras experiencias completamente distintas. ¡Volando dentro nuestra imaginación!
Y recordad...
 "Abrid los libros, Abrid las alas"
Arturo Córdoba Just






Síguenos también en Facebook, Twitter e Instagram.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Carta a mi hijo adolescente

Mellizos en el colegio ¿Juntos o separados?

5 mentiras sobre los Mellizos