Conociendo a... Elyoliely




Con la resaca de Halloween a cuestas volvemos por aquí para presentar una nueva entrevista de la sección Conociendo a...

Hoy tenemos el gusto de entrevistar a Ely, conocida en Instagram como @elyoliely madre de Oliver, simpática, guapísima, muy sincera y con mucho sentido del humor. Disfrutarás mucho esta entrevista. ¡Allá vamos!

Nos encantaría comenzar a conocerte un poco más. ¿Qué te parece si te presentas tú misma?

Hola, mi nombre es Ely y tengo 31 años. Nací en Elche, que es donde vivo, y hace justo un año me convertí en la mamá de un pequeño sinvergüenza llamado Oliver. Somos una familia de 3 de lo más normal del mundo.



Liber: Cuéntanos, ¿Cómo te convertiste en influencer? ¿Fue algo meditado o simplemente surgió?

E: Todo empezó cuando me quedé embarazada. Publicaba fotos de mi barriguita y de mi día a día. Más tarde nació Oliver y poco a poco mi cuenta fue aumentando en seguidores.



L: Últimamente, en las redes se ve muy clara la intención de mostrar solo una vida maravillosa que probablemente frustre a las madres, sobre todo a las primerizas. ¿Qué opinas tú de esto?

E: No sé muy bien cuál es el fin de mostrar eso, no es real. La vida está llena de cosas buenas y malas, no todo es de color de rosa, y la maternidad igual; y quien lo muestre así se engaña a sí mismo.



L: Cuéntanos cómo está tu salón exactamente en estos momentos.

E: Jajajaja ¿mi salón? Pues los muebles están fuera de su sitio porque hoy justamente nos acaban de poner el parqué y aún no he tenido tiempo de organizar nada. Son las 10 de la noche y estoy tumbada en el sofá.



L: ¿Qué opinas de esta nueva forma de publicidad a través de las influencers?

E: Me parece bien siempre y cuando se sea sincero con el producto. Publicitar por publicitar... No va conmigo.



L: ¿Por qué crees que una marca que empieza decide contactar contigo?

E: Es una forma de darse a conocer a un gran número de personas sin coste alguno, algo muy importante cuando se empieza un negocio.



L: Todas las madres tenemos algún momento en el día en el que nos frustramos hasta el nivel de querer salir corriendo. ¿Cuál es el tuyo?

E: Uff... Mi peor momento es cuando se niega a dormir o, peor aún, los despertares nocturnos... El sueño me puede y al final acabo perdiendo los papeles.



L: ¿Cuáles son esas "frases de tu madre" que juraste jamás decir y ahora las sueltas sin freno?

E: "Dios mío, dame paciencia", jajaja mi madre la decía como mil veces al día ¡y yo últimamente la digo sin darme cuenta!



L: Todo lo que vemos en RRSS nos crea una imagen, normalmente distorsionada, de la realidad. ¿Cuánto de real y cuánto de irreal hay en tus RRSS?

E: A ver... Siempre se sube la parte más bonita, ¿no? Pienso que pa' ver penurias, ¡¡me pongo las noticias!! Así que intento que mi cuenta esté llena de cosas entretenidas, chulas, divertidas, pero reales. Y si para eso tengo que hacer 20 fotos y elegir la mejor, lo hago, pero sigo siendo yo y no cuento nada que no sea cierto.



L: Ordena por orden de importancia para ti estas tres actividades para hacer con tus hijos: Leer, jugar, ver la tv.

E: Jugar, leer y ver la tele. De momento es muy pequeño y presta más atención a los dibujos que a los libros. También te digo que mi marido y yo apenas leemos, así que, si no predicamos con el ejemplo... acabará siendo ver la tele y por último leer.



L: En la educación de tus hijos, ¿prefieres centros públicos o privados? ¿Por qué?

E: Pues depende... Veo cosas positivas y negativas en ambos. Pero reconozco que si me lo pudiera permitir lo llevaría a uno privado bilingüe, sobre todo por eso, por ser bilingüe.



L: Sé sincera: ¿Cuántas veces al día respiras, cuentas hasta diez y vuelves a ser mamá? ¿Y cuántas de esas veces piensas: "Cojo la puerta y ahí os quedáis un ratito sin mí"?

E: ¡Pocas! Oliver no pone las cosas muy difíciles, la verdad...
Tiene ratos malos, pero nunca hasta ese punto. ¡¡Aún es pequeño, creo yo!!



L: ¿Cómo te ha cambiado la vida las redes sociales?

E: Mi vida sigue siendo igual. Lo único que ahora ocupo más tiempo con el móvil o el ordenador atendiendo a las redes sociales.



L: ¿Has sido de ese casi 90% de madres primerizas que han tomado decisiones influida por familiares, amigos y demás inoportunos, o, por el contrario, has tenido claro desde el principio todo lo que has querido hacer con tus hijos sin importarte un bledo la opinión de los opinólogos?

E: Yo no escucho a los opinólogos, solo los oigo, que no es lo mismo. Si algo tengo claro es lo que quiero y lo que no quiero para mi hijo. Así que simplemente sigo mi instinto sin dejarme influenciar por lo que digan los demás. Si hiciera caso, mi hijo y yo ya no estaríamos disfrutando de la lactancia materna, por ponerte un ejemplo.



L: ¿Por qué te gustaría ser conocida en las RRSS: por tu sinceridad y realismo o por tu preciosa galería de imágenes?

E: Por las dos cosas. Una galería chula que muestre una vida real y de lo más normal. ¡En la mezcla está la gracia!



L: Viendo tu Instagram es destacable que eres una mujer apasionada por la moda, y todas las madres sabemos que es casi misión imposible compaginar la crianza y el cuidado de nuestros hijos con nuestra propia belleza. ¿Podrías contarnos de qué truquitos echas mano para poder seguir arreglándote y cuidándote de la misma manera, y cómo lograste recuperar tu figura?

E: Esta pregunta es un poco más larga de responder...

A ver, soy de las que piensa que
la maternidad no está reñida con ir más o menos "mona". Si te gusta cuidarte, arreglarte y/o estar a la última, que tengas un hijo no lo va a cambiar.

En mi caso, me sigo cuidando igual físicamente. Me echo cremas, me maquillo, me plancho el pelo, me arreglo... Lo mismo que hacía antes de ser mamá pero ahora de forma diferente. Por ejemplo, cada vez me pongo menos tacones, así que he buscado looks más cómodos pero coquetos igualmente. He de decir que hasta ahora no he trabajado, entonces he tenido tiempo para poder dedicarme a todo eso. Aún así, si quieres, puedes, porque echarte una crema son 2 minutos y peinarte o vestirte lo tienes que hacer igualmente, te das un poco más de prisa ¡¡pero ya está!!

En cuanto a mi recuperación post parto, me ha ayudado mucho la lactancia materna. Hizo que perdiera peso muy fácilmente.

Cuando he querido perder algún kilillo más he tomado batidos de Herbalife en desayuno y cenas y me ha ido muy bien. Pero vamos, que truco truco... ¡¡Ninguno!!

Ahora estoy incluso más delgada que antes de quedarme embarazada y supongo que se debe a que ahora con un hijo tengo una vida mucho más activa.

La maternidad me ha venido bien hasta para verme mejor físicamente
. Jajaja.














¡Muchísimas gracias, Ely!

Ha sido un placer conocerte y poder acercarte un poco más a todos los que hoy nos lean. Ya sabéis, el viernes más y mejor. ¡Biquiños!


Comentarios

Entradas populares de este blog

Carta a mi hijo adolescente

Mellizos en el colegio ¿Juntos o separados?

5 mentiras sobre los Mellizos