Ir al contenido principal

Esto no es Conciliar... esto solo es SACRIFICAR



38/40 semanas dentro de mamá, latiendo dos corazones al unísono, creando una maravillosa vida, sintiendo cada uno de sus movimientos, viendole crecer a través de una pantalla, imaginando cada uno de los centímetros de su pequeño cuerpecito, ¿Cómo será? ¿tendrá mucho o poco pelito? ¿se parecerá a papá o mamá? ¿tendrá ese lunar en la rodilla derecha? ups otra patadita!

Meses comunicándote con él, hablándole a través de la piel de tu barriga, sintiendo su hipo y cada vez que se gira, riendo de alegría y llorando muerta de miedo y completamente hormonada...

Hasta que llega el gran día, después de un poco de sufrimiento (cesárea o parto natural, cualquiera vale la pena por verle) nace y por fin lo ves, por fin lo estrechas contra tu pecho, por fin lo besas, lo hueles, no puedes contener las lágrimas, lo tocas, grabas cada facción en tu retina, en tu mente pero sobre todo en tu corazón, disfrutas dándole de comer, viendo esbozos de sonrisas, escuchando esos pequeños balbuceos, lo miras al dormir, lo ayudas a relajarse en la hora del baño, le vistes esa ropita tan mona que compraste hace tanto tiempo, y por un momento... sientes que necesitas sentirte así por siempre, regalarle seguridad y protección, disfrutar de todas sus primeras veces, observarlo, cuidarlo y guiarlo siempre... hasta que te toca afrontar la cruda realidad, si lo quieres seguir educando, si quieres seguir brindadole lo mejor de ti, probablemente te toque trabajar para mantenerlo y es en ese momento en el que te das cuenta que con solo 16 semanas, tu pequeño bebé, ese al que cuidaste y protegiste desde que tenía el tamaño de una lentejita, ese que necesita de ti, de tus cuidados, de tu protección, pero sobretodo de tu amor, a ese pequeño y frágil bebé alguien lo tiene que cuidar por ti, que probablemente te pierdas sus primeros gateos, sus primeras sonrisas, sus primeras palabras y se te encoje el corazón.

Escuchas constantemente la frase "que remedio, hay que trabajar" "no te preocupes que se acostumbran" "es normal que lloren, pronto se le pasará" y tú sabes que probablemente sea verdad, pero no puedes dejar de sentirte mal y saber que no es lo correcto.

Probablemente tengas que interrumpir la lactancia (recomendada por la OMS hasta los seis meses en exclusiva, alguien entiende esto?) porque es incompatible con tu jornada de trabajo, probablemente te acojas a una reducción de jornada para poder disfrutar un poco más de él y en el mejor de los casos no recibirás un despido a cambio.

Y así pasaran tus días... y los de él, llegaras a casa súper cansada y en el mejor de los casos le daras la cena y lo llevaras a dormir, reflexionas y piensas "esto es lo que disfrute hoy de ti pequeño" y así pasarán las semanas, los meses y los años, envueltos en un rutina feroz que no es buena para ninguno de los tres (si,TRES, porque el padre sufre todo esto también) pasaran los días esperando que llegue el fin de semana, porque eso es lo que disfrutareis juntos, dos días, solo dos días y que probablemente no sean al 100% porque tendrás muchas más cosas por hacer en casa.

Esto no es conciliar, esto es SACRIFICAR. Nos hacen escoger entre nuestra familia o nuestra profesión, pudiendo ser completamente compatibles.

Particularmente y por suerte no me ha tocado vivirlo porque en mi caso decidimos que yo estaría con ellos para que nuestros hijos no se tuvieran que someter a esa rutina inclemente de levantarse a las 6 de la mañana, y correr a la guardería o al colegio y luego pasar horas por la tarde en extraescolares.
Decidimos sacrificar muchos gustos, ahorros, viajes, "caprichos " y centrarnos en lo indispensable para poder regalarle a nuestros hijos tiempo, cariño y seguridad.

Pero no tendría que ser así, ninguna pareja tendría que sacrificarse y evitar crecer en el ámbito profesional por tener familia.

Los permisos por maternidad son ridículos en este país y los de paternidad un insulto, ¿de verdad alguien cree que un padre puede establecer un vinculo con su bebé en 15 días? Estoy segura que nos toman el pelo. Las interminables jornadas laborales no son compatibles con la familia.

No debemos seguir creyendo que lo normal es tener hijos para solo darles la cena y verlos dormir. NO, ESO NO ES NORMAL, eso simplemente es lo que esta sociedad consumista nos hace creer.

Tenemos y debemos seguir luchando porque cambien las cosas porque yo no quiero que mis hijos se pierdan ver crecer a mis nietos, tenemos que luchar por ellos.

Precisamente por este motivo me uno a @madresguerreras y su campaña "Madres, sí. Pero guerreras también" y aportar mi grano de arena en esta lucha, si tu también quieres luchar por tus derechos, los de tus hijos y familia únete con #ConciliarEsVivir y #conciliAccion en nombre de #mamistetamoranas.

Si quieres conocer más sobre esta iniciativa que busca hacer mucho ruido en las redes, intentar conseguir ampliar las bajas por maternidad y paternidad, que se generen debates sobre este tema y sobretodo intentar crear conciencia de que no se puede seguir así, puedes encontrar mucha más información aquí






Comentarios

  1. Muy buena reflexión, es sacrificio, o sacrificas la familia o sacrificas el trabajo, tienes que escoger, y que rabia de escoger cuando puedes hacer todo y lo impiden las malas leyes.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Muy buena reflexión, es sacrificio, o sacrificas la familia o sacrificas el trabajo, tienes que escoger, y que rabia de escoger cuando puedes hacer todo y lo impiden las malas leyes.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Exacto. O trabajo o familia, eso es a lo que nos obligan con esta farsa a la que llaman "conciliación".
    Besos preciosa!

    ResponderEliminar
  4. Es una lástima que esto vaya tan lento, vamos tan atrasados en comparación con otros países... :(

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Carta a mi hijo adolescente

El tiempo pasa muy deprisa, y un buen día te miré y ya no estaba mi niño, tenía frente a mí a un adolescente dispuesto a quemar cada una de las etapas de su vida.

¿En qué momento te convertiste en un hombre hijo?
¿Cómo pudo pasar tan rápido el tiempo? hace nada corrías a mis brazos con la sonrisa más hermosa del mundo, me abrazabas y me decías "te quelo muxo", te dormías a mi lado, tomándome la mano y colocándola cerca de tu nariz, por qué necesitabas sentir mi olor siempre. Me cantabas canciones molonas y me dedicabas bailes de rap haciendo volteretas por el suelo, y ahora eres ya un adolescente.
Si te cantaba una canción, me mirabas fijamente y tus labios imitaban el movimiento de los míos. Cuando no querías comer más, aceptabas otra cucharada solo si te decía ¡Por mamá! Me pedías una y otra vez que volviera a leerte el cuento, y veíamos juntos 256.876 veces"Herbi a toda marcha" por qué al verla con Mami ¡molaba más!Recuerdo que fingías hacerte "pupa" …

Mellizos en el colegio ¿Juntos o separados?

Del mundo de los mellizos, una de las cosas que más me llama la atención es el tema de separarlos en el colegio. Hay opiniones de todos los tipos, conozco casos de padres que lo han hecho con miedo y actualmente están encantados, también hay padres que se negaban rotundamente y se han encontrado con que el colegio los separa por "protocolo".
Desde hace poco más de 3 años, concretamente cuando me enteré de que esperaba mellizos, vengo informándome de todo lo que forma parte de este bonito mundo del tándem.
De todo lo que he leído, saco una sola cosa en conclusión: NO HAY NINGÚN MOTIVO PARA SEPARAR A LOS MELLIZOS. A no ser que  muestren dependencia o que uno anule la personalidad del otro, hay un montón de estudios científicos que muestran que los hermanos mellizos que estudian juntos, tienen un mejor rendimiento académico que los que son separados en su primera etapa escolar. 

Ninguno de los casos anteriores se cumplen por ahora en mis hijos, entonces, ¿Cuál es el motivo par…

5 mentiras sobre los Mellizos

Algunas mentiras sobre el mundo de los mellizos que son necesarias aclarar.
A lo largo de estos 3 años he venido comprobando que alrededor del mundo de los mellizos existen muchísimos mitos y mentiras que se han convertido en leyendas urbanas.
Cuándo se van a tener mellizos son miles las dudas que nos pasan por la cabeza, miedos, inseguridades  y preocupaciones nos acechan. 
Me he dado cuenta con mis hijos que muchas son infundadas por absurdas creencias,  y es que además lo tengo comprobado porque ya sabéis que mis sobrinas son mellizas también,  por eso he pensado que podría escribir este post, para ayudar a tantas madres de mellizos que me leen o que se acaban de enterar que vienen dos y  están perdidas entre tantos comentarios y opiniones que nos preocupan.
Durante mucho tiempo vengo repitiendo esta frase y hoy lo vuelvo hacer "los mellizos comparten lo mismo que se puede compartir con otro hermano de edad diferente, salvo la fecha de nacimiento y la complicidad que puede g…